Gobierno Vasco recopila 125 muestras de ADN de familiares de desaparecidos en la Guerra Civil

Lo que se busca es intentar “devolver la dignidad” y hacerle  justicia a los desaparecidos durante la Guerra Civil española

El Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos del Gobierno Vasco, Gogora, recogió 125 muestras que se unen al banco de ADN de personas desaparecidas durante la Guerra Civil en Euskadi en el marco de la campaña a cargo del equipo de Biomics de la UPV-EHU que busca ampliar los rastros genéticos para su análisis, cuyos resultados fueron recientemente presentados en la sede del instituto en Bilbao.

Esta campaña comenzó a finales de marzo y las muestras acopiadas a voluntarios que desean encontrar a sus familiares corresponden a 22 hermanos, 44 hijos, 32 sobrinos, 11 nietos y siete sobrinos nietos. La totalidad de huellas genéticas recogidas se encontraron en: Bizkaia el 54,7% (64); Gipuzkoa alrededor del 30% (35); Álava el 8,5% (10); y los restantes ocho en otros territorios, como Navarra, Cantabria y Burgos.

De acuerdo a lo indicado por Marina Martínez de Pancorbo, investigadora principal del laboratorio Biomics y catedrática de Bilogía Celular de la UPV-EHU, en ninguna de las muestras recogidas a familiares se ha determinado ninguna coincidencia con alguno de los restos humanos exhumados con los que han sido cotejados.

Una iniciativa que busca traer paz

El rastreo de la campaña partía con la exhumación de un total de 39 fosas distribuidas en todo el tercio norte de la península. De estas, se extrajeron 363 restos humanos, de los que hoy en día 90 han sido identificados, otros 110 se encuentran en proceso de análisis, mientras que 164 continuaban sin identificar. Cabe recalcar que en Euskadi se han exhumado 89 restos humanos, cuatro de ellos en el primer semestre de este año.

Debido al impacto generado por la iniciativa que busca al menos traer un poco de paz a los familiares de las víctimas, continuará abierta la recopilación de muestras de ADN “sine die” por lo que Aintzane Ezenarro, directora del Instituto Gogora ha vuelto a efectuar un llamado para que las familias de las personas desaparecidas participen.

La campaña que buscó cerrar un nefasto capitulo

Con certeza y por fortuna la campaña llevada a cabo ha tenido una respuesta superior a la esperada por parte de los familiares, aunque hace caer en cuenta que es un capitulo inconcluso en la historia de ese país. Sin embargo, el cometido es reconocer la injusticia padecida tanto con estas personas, como con sus familiares que a pesar de haber pasado 80 años, aún continúan buscando a sus parientes.

La realidad que empaña un poco el panorama, es que es prácticamente imposible encontrar a todos, no obstante se debe tratar a toda costa de hallar e identificar a la mayor cantidad de desaparecidos que sea posible en Euskadi, de ahí la importancia de que la campaña continúe abierta para que la recopilación se haga a la brevedad pues, según lo explicado por los especialistas, la identificación es posible en función de la presencia de al menos un familiar con vínculo de parentesco cercano, mismo que van desapareciendo con el paso del tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *