Amigos y familiares le dan el último adiós a Del Hoyo

La inesperada muerte del preso de ETA Kepa del Hoyo fallecido en la cárcel de Badajoz de un infarto mientras practicaba deporte, ha causado gran revuelo, empezando por el hecho de que la asociación Etxerat responsabiliza directamente a  la política penitenciaria de los estados español y francés con el argumento de que estas basan su justicia en la “sed de venganza”.

Nuevamente delante de la Basílica de San Ignacio de Loyola

Un año más frente a la Basílica de San Ignacio de Loyola, en Azpeitia (Gipuzkoa), los miembros de Etxerat se concentran, durante la tradicional Misa en honor a San Ignacio, a la que han acudido el diputado general guipuzcoano, Markel Olano y el lehendakari Iñigo Urkullu, entre otros, para exigir la culminación de la dispersión de los presos de ETA, así como el de la “política penitenciaria de excepción”.

Como de costumbre, entregaron a Urkullu su informe acerca de la dispersión y le han encomendado que trabaje urgentemente por un cambio en la política penitenciaria. En cuanto a esto, el Lehendakari señaló que, desde su Ejecutivo, se está actuando ya en esta dirección.

Asimismo, portavoces de Etxerathan, leyeron un texto por medio del cual el colectivo hace sentir su “dolor” por la muerte de Del Hoyo, recalcando su pensar de que hacen caer la responsabilidad total en la política penitenciaria aniquiladora de excepción mantenida por los estados francés y español.

Una posición inalterable

De acuerdo a lo argumentado por Etxerat, la sociedad vasca “no puede permitirse que alguien más se quede en el camino”, por tanto es imperioso acelerar la hoja de ruta compartida para dar solución al problema de exiliados y presos. Esta asociación, mantiene su postura acusando a la política penitenciaria de sustentarse en “la sed de venganza” misma que ha conducido a la muerte al preso de Galdakao.

En el comunicado, la asociación también hace referencia a la extrema crueldad de que la familia de Kepa haya tenido que ir a recoger y repatriar su cuerpo a Badajoz, recorriendo 750 kilómetros de distancia, luego de 20 años de su encarcelación, mismos tiempo de interminables  viajes hechos para poder visitarlo mientras estaba vivo.

La organización reitera que deben ser puestos en libertad los presos con enfermedades graves y que el resto debe ser trasladado a cárceles cercanas al País Vasco.

Numerosas manifestaciones y concentraciones

Cuantiosas han sido las concentraciones y manifestaciones llevadas a cabo en recuerdo del fallecido preso tanto en municipios como en capitales vascas. Algunas  de las más relevantes se situaron en la plaza del Arriaga en Bilbao; la plaza de la Virgen Blanca  en Vitoria-Gasteiz; en el Boulevard de San Sebastián; frente a la sede del PP en Pamplona, donde centenares de personas se concentraron portando fotos del fallecido y pancartas donde podía leerse el lema “Agur eta ohore”.

La manifestación más grande se evidenció en Galdakao, de donde era vecino Del Hoyo, en la mayoría de las calles del municipio se gritaban consignas denunciando su muerte.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *